PREGUNTAS FRECUENTES SOBRE ADBLUE®

AdBlue®, ¿qué es y cuáles son sus especificaciones?

AdBlue® es una solución líquida y clara que está formada principalmente por agua desmineralizada y urea para automóviles (32,5 %). Se utiliza para cumplir con las normativas de emisiones para los motores diésel. AdBlue® cuenta con otras denominaciones, como DEF en Estados Unidos, ARLA 32 en Brasil o AUS 32, su nombre técnico. AdBlue® es un producto muy depurado, una característica que debe mantenerse durante toda la cadena de distribución hasta que se utilice en su vehículo. Las reglas para la producción, la distribución, el almacenamiento y el uso del producto son muy exigentes; estas se describen en la ISO 22241 y deben cumplirse.

¿ Para qué sirve el AdBlue®?

AdBlue® se utiliza para hacer funcionar la tecnología SCR (Reducción Catalítica Selectiva) para reducir la emisión de óxidos de nitrógeno (NOₓ) en los gases de escape. El AdBlue® contiene urea, una sustancia con amoníaco como ingrediente activo. La solución se inyecta en los gases de escape antes del catalizador SCR, donde desencadena una reacción química con el amoníaco. Esta reacción química convierte el NOₓ tóxico en nitrógeno (N₂) y en vapor de agua (H₂O). El agua y el nitrógeno son gases inocuos que se encuentran de forma natural en el medio ambiente.

¿Necesito AdBlue® en mi coche?

Si utiliza un coche diésel y moderno con catalizador SCR, sí necesitará AdBlue®. Compruebe el manual de su coche para obtener más información.

¿Por qué necesito AdBlue® en mi coche?

Su vehículo necesita AdBlue® para reducir sus emisiones de NOₓ. Debido a las exigentes normativas de emisiones, los motores diésel deben tener gases de escape más limpios. El NOₓ es una de las emisiones que provoca la lluvia ácida. Para cumplir con la normativa Euro 6 para las emisiones de motores diésel, se requiere emplear la tecnología de reducción catalítica selectiva (y, por lo tanto, AdBlue®). Las normativas de Euro 6 entraron en vigor en septiembre de 2014 para los nuevos turismos.

¿Dónde puedo comprar AdBlue® para mi coche?

Blueplanet4you pone a su disposición una gama de garrafas de 5 y 10 litros específicas para automóviles que se vende con un equipo de repostaje específico para turismos (cánula anti goteo y derrame), para que pueda recargar su depósito de AdBlue® de forma limpia y segura. AdBlue® también está disponible en su Estación de Servicio en modalidad de surtidor a granel; puede repostar AdBlue® en surtidores específicos para coches.

Para vehículo pesado y flotas disponemos también de garrafas de 20 litros, bidones de 210 litros e IBCs de 1.000 litros, con sus respectivos equipos de repostaje. Asimismo también disponemos de equipos para consumo propio y distribución a granel

Puede obtener más información y adquirir estos productos en nuestra web y tienda online blueplanet4you.es

 

¿Puedo repostar AdBlue® en un surtidor de una estación de servicio?

Blueplanet4you está instalando surtidores específicos de AdBlue® para turismos en estaciones de servicio.

Asegúrese que en su Estación de Servicio el equipo de repostaje es específico para coches, dado que los utilizados para camiones no son adecuados para utilizarse en coches, tanto por la presión del caudal como el boquerel de servicio.

La red de distribución de AdBlue® para coches se encuentra en una etapa de expansión en su desarrollo y muchas gasolineras ya venden AdBlue® en sus surtidores. Asegúrese de comprar la mejor solución de AdBlue® para su vehículo.

 

¿AdBlue® es nocivo?

No, AdBlue® no es una sustancia nociva. No se le conocen efectos significativos ni riesgos críticos. Su materia prima, la urea, se produce de modo natural en nuestro sistema digestivo. Sin embargo, le desaconsejamos fervientemente la ingesta de AdBlue® o la inhalación de vapores de AdBlue®, debido al riesgo de provocar una reacción alérgica.

¿Cuánto AdBlue® necesito?

La cantidad de AdBlue® que use dependerá de su tipo de coche. Un depósito lleno de AdBlue® durará varios depósitos de diésel y dependerá de su capacidad (de 9 a 20 litros de capacidad), de las condiciones meteorológicas, de su estilo de conducción y de la cilindrada y tipo de motor.

A nivel de ejemplo, uso estimado en turismos:

  • Modelo de clase media diésel (por ejemplo, el Opel Insignia o el Peugeot 508): 1 – 1,5 litros de AdBlue® cada 1000 km.
  • Clase todoterreno/monovolumen diésel (por ejemplo, Opel Zafira o VW Touran): 2 – 3 litros de AdBlue® cada 1000 km.

 

¿Qué pasa si el depósito de AdBlue® de mi coche se vacía completamente?

Su coche le avisará cuando a su depósito solo le quede AdBlue® para 2400 km más. Lo que ocurre tras esa advertencia de 2400 km cambia en función de la marca, así que debe comprobar su manual de usuario para saber qué procedimiento seguirá su vehículo.

Por ejemplo, un Opel Zafira Tourer le advertirá cuando le quede AdBlue® para 2400 km más. Después, cuando le quede AdBlue® para 900 km más, el coche limitará su velocidad máxima hasta los 100 km/h. Al final, el coche limitará su velocidad máxima hasta los 50 km/h y le avisará de que no podrá volver a arrancar el motor si lo apaga.

Asegúrese de que lleva un suministro de emergencia en el vehículo o continúe hasta el siguiente punto de distribución sin apagar el motor.

 

¿Qué hago si, por equivocación, echo diésel en el depósito de AdBlue® de mi coche?

¡No arranque el motor! El diésel contamina el AdBlue® del depósito y cualquier contaminación puede provocar costosos daños a su equipo SCR. Para impedir un daño mayor a su vehículo, la mejor solución es la de ponerse en contacto con el fabricante de su vehículo. Puede que tenga que sustituir algunos componentes de AdBlue®.

¿Qué hago si, por equivocación, echo limpiaparabrisas en el depósito de AdBlue® de mi coche?

¡No arranque el motor! El limpiaparabrisas dañará su equipo SCR y le provocará costosos daños.

Para obtener más información acerca de cómo vaciar y limpiar el depósito, póngase en contacto con el proveedor de su vehículo.

 

¿Qué hago si, por equivocación, echo AdBlue® en el depósito de diésel?

¡No arranque el motor! En función de la cantidad de AdBlue® que haya echado en el depósito, puede que provoque daños en el motor si lo arranca. Debe vaciar y limpiar su depósito. Tendrá que vaciar todo el depósito y deshacerse de la mezcla. Para obtener más información acerca de cómo vaciar y limpiar el depósito, póngase en contacto con el proveedor de su vehículo.

¿Cómo mantener seguro AdBlue®?

Existen muchos supuestos «expertos» que piensan que AdBlue® es una simple solución acuosa. AdBlue® parece agua pero claramente no es agua, ya que tiene varias características muy concretas que deben respetarse.

Estas características básicas son:

  • AdBlue® es corrosivo. Muchos materiales no pueden entrar en contacto con él porque se oxidarían o disolverían.
  • AdBlue® se filtra. Es muy importante que el producto se selle correctamente, ya que de otro modo habrá fugas.
  • AdBlue® se cristaliza (transformará en cristales blancos y duros) si se seca. Al ser un material corrosivo y que se filtra, los productos que no se hayan diseñado correctamente serán vulnerables a los defectos. Cuando la cristalización comience en unas pequeñas grietas, significará que es cuestión de tiempo que aparezca un defecto.
  • AdBlue® es más pesado que el agua. Tenga esto en cuenta cuando almacene o mueva AdBlue®, ya que pesa 1,09 kg/l.
  • AdBlue® se congela a -11° C. Para algunos países o aplicaciones, necesitará calefacción.

La calidad de AdBlue® tiene una gran importancia, ya que de contaminarse podría provocar daños en el equipo de tratamiento posterior de su catalizador SCR. Este daño puede acabar acarreando costes por sustituciones y por tiempo de inactividad. Para mantener la máxima calidad de AdBlue®, es importante que almacene AdBlue® de la forma adecuada y lo mantenga limpio.

Cómo tratar AdBlue®:

  • Proteja AdBlue® contra cualquier tipo de contaminación en todo momento (combustible, agua, polvo, metales sucios, detergentes, etc.).
  • No coloque nada dentro del contenedor de AdBlue®. De hacerlo, podría afectar a su calidad.
  • No intente realizar la mezcla de AdBlue® por sí mismo; la calidad de la urea y del agua empleadas es muy importante para conseguir AdBlue® de calidad.
  • No se recomienda el uso de garrafas o de otros envases ya usados para AdBlue®, pero si transporta AdBlue® empleando una garrafa jerrycan o un envase, asegúrese de que está limpio. No utilice garrafas ni envases en los que se haya transportando gasolina o diésel con anterioridad. ¡Utilice solo materiales fabricados específicamente para AdBlue®!
  • Si su AdBlue® se ha congelado, podrá seguir usándolo cuando se derrita.

Consejos para suministrar AdBlue®:

  • AdBlue® no es un aditivo para el diésel. Nunca vierta AdBlue® en el depósito de combustible o viceversa. Siempre debe colocar AdBlue® en un depósito de AdBlue® independiente.
  • Solo reposte con AdBlue® usando un sistema de repostado que se haya creado específicamente para su uso con AdBlue®. Compruebe el equipo de suministro para detectar bloqueos o cristalizaciones antes de iniciar el suministro de AdBlue®.
  • Si está usando garrafas de AdBlue®, asegúrese de que la abertura y la boquilla estén limpias.
  • No intente recargar garrafas o bidones de AdBlue® sin ayuda.
  • No utilice contenedores de AdBlue® con el precinto roto.
  • Cuando reposta su coche o vehículo, no necesita llevar ropa de protección. Se recomienda llevar guantes para no ensuciarse las manos, pero cualquier gota de AdBlue® que se derrame se podrá lavar fácilmente con agua. AdBlue® puede ser la causa de manchas en su vehículo, en su ropa o en el tapizado.